Una ruta por los castillos de Aragón

Por NH Hotels | 10:57

Aragón es uno de los lugares con más historia de España. Durante la época del Reino de Aragón y años antes se construyeron más de 700 castillos por toda la comunidad. Hoy te enseñamos siete de estos castillos que tienes que visitar cuando viajes a Aragón.

Castillo de Loarre

En la Sierra de Loarre de Huesca encontramos el Castillo de Loarre de la época románica. Esta edificación que en 1906 fue nombrada Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional, se mantiene en pie desde el siglo XI. El Rey Sancho III fue el encargado de construir parte del castillo. La capilla, el torreón de la Reina o el patio de armas se construyeron bajo su reinado.

Tiempo después, en 1701, el Rey Sancho Ramírez de Aragón amplió el Castillo de Loarre. Es una de las fortalezas mejor conservada de Europa y de todo el conjunto destacan: la cripta de Santa Quiteria y la iglesia del castillo, repleta de pinturas románicas y cuya cúpula es espectacular.

Tiene vistas a la llanura de Hoya de Huesca y a la villa de Bolea, donde se encontraba la plaza musulmana principal y desde la que se controlaban las tierras de la llanura. El Castillo de Loarre ha sido escenario de películas como Valentina de Antonio José Betancor, El reino de los cielos dirigida por Ridley Scott, Miguel y William protagonizada por Elena Anaya y Juan Luis Galiardo y en la serie de televisión El Ministerio del Tiempo.

 

Palacio de la Aljafería

El Palacio de la Aljafería es uno de los monumentos más importantes y reconocidos de Zaragoza. Construido en el siglo XI por Al-Muqtádir, pertenece a la arquitectura islámica hispana de la época de Taifas. Al-Muqtádir encargó construir las estancias del lado norte y sur, el Salón Dorado y su pórtico de entrada, la mezquita y el oratorio y el Patio de Santa Isabel.

Conocido también bajo el nombre Qasr al-Surur o Palacio de la Alegría, ha tenido a lo largo de su historia múltiples funciones: alcázar islámico hudí, palacio medieval mudéjar, palacio de los Reyes Católicos, prisión de La Inquisición, cuartel militar y sede se las Cortes de Aragón, función que cumple en la actualidad.

Sus huéspedes, por lo tanto también han sido numerosos. Entre sus paredes han vivido: Alfonso I el Batallador en la época de la Reconquista, Pedro IV el Ceremonioso en el siglo XIV, quien añadió al Palacio de la Ajafería la Iglesia de San Martín y el Palacio Mudéjar. En los últimos años del siglo XV ocuparon el palacio los Reyes Católicos, quienes mandaron construir una segunda planta pero manteniendo siempre la tradición mudéjar. Desde 1984, se ubica en La Aljafería las Cortes de Aragón. En 2001 La Unesco lo nombró Patrimonio de la Humanidad.

Castillo Templario de Monzón

En Monzón, cabecera de la Comarca del Cinca Medio y una de las ciudades más pobladas de Huesca y Aragón se encuentra el Castillo Templario de Monzón. Fue construido en el siglo X, durante la época árabe siendo uno de los castillos-fortaleza más importantes de la época.

Como los anteriores castillos, ha sido ocupado en varias ocasiones. En el siglo XI, el Rey Sancho Ramírez y su hijo Pedro I conquistaban el castillo tras hacerse con el control de la población. Años después, en 1143, el Castillo de Monzón se cede a la Orden del Temple, quienes se encargaron de Jaime I cuando era niño. Durante su estancia, los templarios añadieron murallas, torres, entre las que destaca la Torre de Jaime, donde vivió el príncipe.

Con la disolución de la Orden del Temple, ocupa el Castillo de Monzón Jaime II. La edificación ha sido durante toda su vida muy conflictiva, ya que debido a su difícil conquista pasó a ser de interés bélico en todas las guerras que ocurrieron en la zona. Por ejemplo, durante la Guerra de Independencia fue ocupado por los franceses y posteriormente liberado por el general Copons.

Desde el siglo XVIII mantiene la estructura actual. Del Castillo Templario de Monzón destacan: la Sala Capitular, Torre del Homenaje, los dormitorios construidos por los templarios, la iglesia de San Nicolás y las caballerizas.

Castillo del Papa Luna

En el siglo XIV se empezó a construir el Castillo del Papa Luna, una fortaleza defensiva que tardó varios años en construirse. Debido a esto, el castillo cuenta con tres estilos arquitectónicos distintos: mudéjar, renacentista y barroco, referencias que se aprecian en las distintas partes y estancias de la construcción.

El Castillo del Papa Luna se sitúa en la parte alta de Illueca (Zaragoza) y ha sido nombrado Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural. La edificación ha sufrido cambios a lo largo de los años, añadiéndose en el siglo XVI la galería de arquillos y la portada principal con influencias italianas para dotar al castillo de un aspecto palaciego. Posteriormente se modificaría la entrada principal y el patio de armas.

El Castillo del Papa Luna cuenta con varias salas entre las que destacan: la Sala de Alcoba, donde nació Benedicto XIII, el Papa Luna, la Sala Dorada o Sala de Protocolos, la Sala de la Corona de Aragón o la Sala del Mausoleo, que funcionaba como capilla y donde descansaban los restos del pontífice.

Castillo Mayor

En el municipio de Daroca, a pocos kilómetros de Zaragoza, encontramos el conjunto amurallado de Daroca, formado por el Castillo Mayor, residencia y castillo de defensa. El recinto se construyó durante la época musulmana, se terminaría de construir en el siglo XI, y a pesar de haber sido reformado en el siglo XIX está muy deteriorado. En 1931 fue declarado Monumento Nacional y actualmente está protegido por la Diputación General de Aragón.

De esta fortaleza llama la atención la Torre de la Zoma y los túneles que hay bajo ella. Estas excavaciones se utilizaban para buscar aguas subterráneas y abastecer así al castillo. Durante las Guerras Carlistas, el Castillo Mayor se utilizó como cuartel, del que quedan todavía restos.

Se han llevado a cabo excavaciones en el conjunto amurallado y se han encontrado multitud de restos de yeserías musulmanas y materiales de la misma época.

Castillo de Sádaba

El Castillo de Sádaba también conocido como Castillo de los Bañales se encuentra en el municipio de Sádaba, muy cerca de Zaragoza. Al igual que el Castillo Mayor de Daroca, el Castillo de Sádaba está en muy mal estado y por ello, la Diputación General de Aragón se encarga de su conservación y restauración.

Alfonso I el Batallador fue quien fundó en 1125 el castillo en las alturas de Sádaba. Después llegarían Sancho VII el Fuerte de Navarra o Fernando de Leret. La construcción que se puede visitar en la actualidad no es la de Alfonso I, sino que es obra de los musulmanes que llegaron posteriormente a Sádaba.

Tiene un estilo bajomedieval y cuenta con decoraciones cistercienses del siglo XIII. El Castillo de Sádaba ha sido escenario de enfrentamientos bélicos además de pertenecer a la Orden de San Juan, dato que se conoce por la presencia de la cruz de Malta en la puerta de la capilla del castillo. Destacan además, la Torre del Rey, la Torre de la Reina o el Aljibe en el Patio de Armas.

Castillo de Alquézar

El Castillo de Alquézar se ubica en el municipio oscense del mismo nombre. Es considerado Monumento Histórico desde 1931 y Bien de Interés Cultural. La mayor parte de las edificaciones actuales fueron construidas en el siglo XVI.

Sin embargo, años antes, Jalaf Ibn Aad mandó construir el Castillo de Alquézar que fue conquistado en 1067 por el Rey Sancho Ramírez. Durante su estancia, construye la Capilla Real de Santa María y adapta el castillo como fortaleza militar.

Tras la muerte del Rey de Aragón, el alcázar perteneció a varios señores de gran importancia como: Galindo Galíndez, Jimeno Sánchez, Don Pelegrín Castellazol o Arnaldo de Foces.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*