Fiesta del vino Albariño

Por NH Hotels | 12:48

Cuenta una leyenda que la uva albariño llegó a Galicia de manos de los monjes cistercienses, que la trajeron desde Francia a través del Camino de Santiago. Quizá fuera al revés, y se trate de una variedad autóctona del noreste peninsular que los peregrinos dieron a conocer en Europa. Si bien es cierto que no hay consenso en cuanto a su origen, sí que lo hay en cuanto a la calidad de sus caldos y la delicadeza de su sabor.

En Cambados, Pontevedra, se celebra cada año por estas fechas una fiesta consagrada a este vino. Lo que surgió allá por 1953 como un concurso entre varios bodegueros se ha convertido, con los años, en una festividad en la que se vuelca toda la ciudad. En 1969 se institucionalizó la fiesta con la creación del Capítulo Serenísimo, dedicado a promover y difundir la cultura del albariño. Esta asociación es la encargada de nombrar a Damas y Caballeros del Albariño y de seleccionar los mejores caldos.

La fiesta gira en torno al vino, pero las actividades programadas van más allá. La ciudad despierta todas las mañanas con las tradicionales alboradas, que ponen en pie a locales y foráneos y los preparan para una nueva jornada de celebración. Durante el día, catas de vino y actividades de promoción de la cultura vitivinícola de la región. La música no para: conciertos, verbenas, charangas y batukadas amenizan los largos días de verano y se alargan casi hasta el alba. También hay espacio para los niños: talleres, teatro y juegos tradicionales para disfrutar en familia.

Todo en Cambados parece hacer un guiño a la cultura del albariño. Un museo dedicado al arte de su crianza, una estatua de Baco, deidad romana del vino, o la consabida fiesta son solo algunos de los atractivos de una región que tiene mucho más que ofrecerte. Esta celebración es la excusa perfecta para que te escapes unos días a Galicia y descubras sus secretos.

Las Rías Baixas, una tierra abierta a un océano del que la vid obtiene su dureza. Las cepas de albariño se han aclimatado al clima atlántico hasta obtener una uva a la que confiere matices ácidos y componentes aromáticos característicos. Es una tierra de contrastes: mar y tierra, agricultura y pesca, tradición y modernidad, dualidades que combinan a la perfección en la cocina. Te recomendamos que recorras alguna de las rutas del albariño y contemples los paisajes de viñedos; también que te adentres en el gran azul para conocer el oficio de pescadores y mariscadores para descubrir las tradiciones que los rodean.

Conoce el producto, cómo se obtiene de manera tradicional pensando en el entorno para posteriormente degustarlo. En Vigo, NH Collection Vigo.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*