Ai Weiwei rinde homenaje a la libertad en Cuenca

Por NH Hotels | 12:15

Seis grandes bloques de hierro, símbolo de un encarcelamiento arbitrario, descansan en el claustro de la catedral de Cuenca como metáfora de la pesada losa que suponen la represión y la falta de libertades para la sociedad.

La Catedral de Santa María y San Julián acoge, hasta el 6 de noviembre y con motivo del IV Centenario de la muerte de Cervantes, La poética de la libertad. Esta muestra es un canto a la libertad y un reconocimiento al arte -y a los artistas- como vehículo de transmisión de ideas y de lucha para la consecución de este preciado y frágil tesoro que pretende agitar conciencias en aras de la reflexión.

S.A.C.R.E.D., del artista y activista chino Ai Weiwei, es la obra central de esta exposición. Seis prismas metálicos, con escotillas que evocan la puerta de una celda, encierran otros tantos dioramas hiperrealistas que representan los 81 días de su propio cautiverio en una prisión desconocida de Pekín. La instalación no representa escenas violentas, pero las siempre presentes figuras de sus guardianes en la cotidianidad del encarcelamiento evidencian el sometimiento y la represión que sufrió el autor. Un control que va más allá de lo físico, para entrar en el plano de lo psicológico.

El título encierra un doble significado. Descriptivo, un acrónimo de seis letras, que se corresponden con las iniciales de los nombres de las seis cajas: Cena, Acusadores, Limpieza, Ritual, Entropía y Duda, que en inglés forman S.A.C.R.E.D.. La instalación es un grito silencioso a favor de la libertad de expresión, que permite romper las mordazas que, aún en el siglo XXI, tratan de poner barreras a las ideas. Es un autorretrato de la propia vida de Ai Weiwei y, a la vez, un espejo en el que obliga a la sociedad a mirarse. La libertad es lo más sagrado -sacred, en inglés- que posee el ser humano, pues sin ella se pierde la esencia misma de esa humanidad que permite el progreso.

La exposición se complementa con otras dos instalaciones. Cervantes y la libertad indaga en el papel que las ideas de libertad y cautiverio tuvieron en la obra del padre de la novela moderna. Se establece un paralelismo entre ambos artistas y la impronta que sus pasos por prisión tuvieron en su trayectoria. El uno, cautivo durante cinco años en el Argel del siglo XVI; el otro, preso político del régimen comunista chino en 2011. Dos historias lejanas entre sí, pero con infinidad de conexiones; dos historias de lucha por la libertad arrebatada. Alta expresión ofrece una mirada más cercana sobre la consecución de la libertad a través del arte. El trabajo de informalistas como Zóbel, Chirino o Ferreras, junto a fotografías de Juan Barte, sirve para mostrar cómo el arte abstracto se utilizó para vencer la censura franquista y hablar de libertad.

Cuenca es sinónimo de arte, que se percibe al pasear por sus calles. En 2016 se conmemora el medio siglo del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, que, con obras de Chillida, Oteiza o Saura, alberga una de las colecciones más importantes de esta corriente en nuestro país. Escápate a la ciudad de las Casas Colgadas y déjate cautivar por el ambiente artístico que impregna cada rincón.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*