El horizonte del hotel tecnológico

Por Guillermo Agulló | 11:33

ITH Room Xperience

Textos: Ana María Márquez. Responsable de Comunicación del Instituto Tecnológico Hotelero @AnaMariaMB@ithotelero

En los últimos 10 años hemos sido testigos de revoluciones tecnológicas (apasionantes) que han cambiado nuestra forma de relacionarnos con el mundo, cambios que la industria turística en general, y los hoteles en particular, han abrazado con mayor o menor entusiasmo. Pero para cualquier organización, la innovación es un concepto en ocasiones difuso, que genera incertidumbre y confusión: pero en el turismo, el cambio está en el ADN de la industria, aunque a veces a las empresas les cueste asumirlo.

Traducir estos cambios al idioma hotelero facilitaría mucho el proceso de adopción de nuevas tecnologías en la gestión hotelera, y haría que el cliente tuviera experiencias más diferenciadas, más sencillas y más sorprendentes. Reducir este “lost in translation”, en el que la terminología técnica disfraza la verdadera utilidad de cada herramienta, es el desafío con el que trabajan muchos hoteles de nuestro país, grandes y pequeños, y en el que también nos hemos embarcado en el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), a través del Programa HotelGen3.

Algunos hoteles tecnológicos, de verdad

Semanas atrás, hotel.info recopiló en una infografía algunos de los hoteles más tecnológicos del mundo, y algunas de las tecnologías que están aplicando. Repasemos algunos de esos ejemplos (que vale la pena revisitar), junto a otros casos espectaculares de hoteles capaces de dar alma y personalidad a la tecnología:

  1. Auto check-in, una utopía tecnológicamente posible: la cadena Hyatt (especialmente su marca Andaz by Hyatt) o The Upper House in Hong Kong, están probando sistemas de check-in automático que agilizan este tedioso proceso, sirviéndose de dispositivos móviles que incluso pueden funcionar como llave de acceso a la habitación. Una vuelta de tuerca a esta idea es la que ofrece el Blow Up Hall 5050 (Poznan, Polonia): cada huésped dispondrá de una llave en su smartphone, y podrá jugar a adivinar cuál es su habitación.
  2. Habitaciones que “te conocen”: internet de las cosas permite conseguir experiencias como la que ofrece el Hotel Las Vegas Aria que, a través de llaves RFID, no sólo permite al huésped abrir la puerta de su habitación, sino que ésta reacciona ante el visitante, iluminándose, abriendo las cortinas y encendiendo ciertos aparatos que le saludan.
  3. Tecnología creativa: el Blow Up Hall 5050 da la bienvenida a sus clientes convirtiéndoles en una gran obra de arte formada por 2.400.000 de imágenes que captan varias cámaras en miniatura distribuidas en las zonas comunes, que el cliente adapta y cambia si interactúa con ellas. En el CitizenM de Amsterdam, los clientes pueden crear una atmosfera adecuada a su humor y a sus emociones, gracias al MoodPad, que controla la iluminación, climatización, la TV y las cortinas.
  4. Tecnología verde: el Hotel Helix (Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos), aún en proyecto,  dispone de sistemas de control y monitorización inteligentes capaces de controlar la temperatura y la humedad de sus 208 habitaciones, e incorpora elementos naturales como una cascada interior, paredes en espiral y un muro de vidrio deslizable que deja pasar la brisa marina, que contribuyen a ahorrar energía. También el Hotel Wit Double Tree de Chicago es un edificio inteligente capaz de controlar su consumo energético en climatización, iluminación y otros equipos. Otro ejemplo creativo en el que se aplica la tecnología para mejorar la eficiencia es el concepto de EcoMeetings de NH Hotels, iniciativa puesta en marcha en 2009, y que permite que los eventos personales, profesionales y corporativos se celebren en salas que disponen de sistemas de climatización e iluminación eficientes, alimentados por energías limpias, aislados y equipados siguiendo criterios sostenibles; incluso los usuarios pueden solicitar un certificado de compensación de emisiones de CO2, que garantiza que el mínimo impacto medioambiental generado por la celebración de este evento se verá compensado con una acción solidaria sostenible.
  5. Social Hotels: uno de los pioneros en España es el Ushuaia Ibiza Beach Hotel, en la Playa d’en Bossa de Ibiza, que ofrece desde hace casi tres años tótems con conexión a Facebook que permiten a los huéspedes compartir su experiencia y estancia en el hotel sólo con pasar una pulsera a través del sensor. También cuenta con luces de LED que controlan el estado anímico (cromoterapia) de los huéspedes, un sistema de pago por huella digital (PayTouch), e incluso hilo musical subacuático disponible en la piscina de las habitaciones superiores. También Sol Wave House de Melia, ha incorporado la idea de la conversación a través de redes sociales: los huéspedes pueden conversar, hacer amigos, incluso pedir que le repongan el contenido del minibar de la habitación por Twitter. Axel Hotels ofrece a sus clientes la posibilidad de darse de alta en una red social efímera, Axel People, que le permite conocer los eventos que se celebran en el hotel y en el destino, entablar amistad con otros huéspedes y organizar planes con otros miembros de la red.

La tecnología no es un adorno, es valor y experiencia

En muchas ocasiones los recursos tecnológicos son un pretexto para justificar una idea equivocada de “estar a la última”, o de “tener tecnología, porque hay que tenerla”, porque la tecnología debe siempre mejorar la experiencia del usuario, en ningún caso entorpecerla.

Pero abordar la innovación desde la visión de negocio requiere comprender la relación coste-beneficio tras la innovación: si no aporta valor al cliente y a la empresa, es posible que este cambio se convierta en un obstáculo para el negocio, en un enemigo íntimo.

Reconciliar la gestión del hotel y la satisfacción del cliente es la base del Programa HotelGen3 que, más allá del desarrollo de un prototipo (la ITH Room Xperience by SerranoBrothers), busca provocar una reflexión sobre cómo dar sentido a la innovación y a la tecnología en la gestión de un hotel, creando una experiencia pensada desde el punto de vista del disfrute y confort del cliente (Well-being) y del beneficio para la gestión hotelera (Hotel GOP).

Tras este trabajo hay un objetivo: mostrar la capacidad de la tecnología para, por una parte,  conectar al cliente con su entorno en la medida en la que éste lo desee, y por otra, establecer una relación más fluida entre el huésped y el hotel para gestionarlo mejor y aumentar los beneficios.

Desde nuestro punto de vista, el Hotel Gen3 está  integrado en todas sus dimensiones de negocio, es socialmente responsable con su entorno, medioambientalmente sostenible, hiperconectado e hipereficiente, porque aporta el máximo valor añadido a sus clientes y, tanto sus instalaciones como el equipo que lo opera, son capaces de aprovechar todos y cada uno de los recursos tecnológicos que tiene a su disposición.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*