‘Single table’ o la moda de comer solo

Por NH Hotels | 13:27

Trajín, en Madrid.

Las tendencias no dejan de sorprendernos. Una de las últimas es la single table o reservar mesa para comer solo en un restaurante. Ya se han creado incluso locales unipersonales, con mesas individuales y especializadas en este tipo de mercado.

El placer de compartir con amigos o familiares una buena comida gira 180 grados para convertirse en un hobby onanista. Para quienes lo practican, las ventajas son muchas, porque puedes comer lo que quieras sin pensar en los demás, nadie picará en tu plato y no tendrás que soportar conversaciones sobre el trabajo o la familia. Incluso hay quien busca en las single table una antítesis: la posibilidad de conocer gente.

El restaurante Eenmaal de Ámsterdam fue el primero de la lista en responder a esta nueva demanda ya en 2014. Su éxito fue tal que ya tiene su delegación en el Soho de Londres. Precisamente su nombre significa ‘comida para uno’, una filosofía gastronómica que defiende la creadora de este restaurante, Marina Von Goor

Esta tendencia foodie tiene su origen en la propia experiencia de Von Goor, que decidió crear un lugar donde disfrutar de la comida sin verse obligada a mantener una conversación con otra persona. Así, el compañero de mesa no es más que un buen repertorio de periódicos, revistas y libros para que los comensales disfruten de su lectura mientras comen. Comer solo ha dejado de ser algo triste o negativo. En su menú fijo de cuatro platos con vino, por 35 euros, permite “desconectar por un tiempo de un mundo hiperconectado sin la sensación de sentirse fuera de lugar”, explica esta emprendedora.

Estados Unidos y Canadá también practican las single tables, con barras-comedor o mesas pequeñas como en Top of the market o Beckta. Existe incluso una web, como Solo Dining, con un directorio de los mejores lugares para ir a comer.

Las gastrobarras o mesas pequeñas en muchos restaurantes de España llaman a probar el placer de comer solo:

Barcelona. Los japoneses, como el Ramen ya Hiro, con mesas mini y barra típica japo es la opción perfecta si eliges esta opción para tu almuerzo o cena. También ofrece esta posibilidad Cañete cuya barra o mesas contra la pared te lo ponen fácil para comer solo.

Madrid. Entre otras muchas opciones, está Lady Madonna, un pequeño local con varios ambientes, muchas mesas pequeñas y una barra con taburetes… además de una exquisita carta. Y en Trajín se pueden probar tapas de calidad, pinchos de autor y raciones sobre la barra o en una de las mesas altas que dan a la ventana.

Comer solo no significa comer mal. Es posible disfrutar de la mejor gastronomía sin compartirla más que con uno mismo, y olvidarte por un rato del barullo de la oficina para practicar la single table, una tendencia en alza.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*