Los pueblos más fríos de España

Por NH Hotels | 12:12

No es Groenlandia, es un pequeño pueblo de Lleida, en el que un día invernal de 1956 el termómetro marcó los -32ºC. Este registro lo ha convertido en uno de los lugares más fríos de España. Pero Lago Estangento no es el único. También en Aragón y en Castilla-La Mancha pasan frío polar. Son datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que recogen estos récords heladores.

Aquel llamado Gran Frío de 1956 venido del Ártico se ha recordado este año al cumplirse el 60 aniversario de aquellos días en los que el se arruinaron muchas cosechas, se congelaron fuentes, lagos, ríos e incluso el agua del mar se vio helada en arrecifes de la Costa Brava. Un reino de hielo se instaló en media España. Para muchos, fue la ‘helada negra’.

Las temperaturas se desplomaron de golpe con aquella ola que entró por Cataluña. Desde entonces, el mencionado valle catalán ostenta este récord. Es la primera parada de esta ruta por los lugares más fríos de España. Pero en Lago Estangento  además de pasar frío también se pueden conocer algunas joyas arquitectónicas, como la estructura medieval de Estavill o la ermita romántica de Sant Martí, en Torre de Capdella.

Muchos otros lugares han registrado también bajas temperaturas. En Teruel (Aragón) llegaron en 1963 casi al mismo nivel de frío. Fue en la localidad de Calamocha, donde vieron cómo el termómetro llegó a marcar -30ºC. Existe y además conserva un gran legado histórico, artístico y cultural en un bello entorno natural. A pesar del frío, el casco histórico de este pueblo cuenta con varios palacios, la iglesia arciprestal de Santa María La Mayor, el convento franciscano concepcionista de San Miguel Arcángel, un edificio barroco del siglo XVII, y el puente romano de Calamocha sobre el río Jiloca.

En esta comunidad es precisamente donde se encuentra el llamado ‘triángulo del hielo’. En este triángulo de 2.000 kilómetros cuadrados entre Teruel, Molina de Aragón (Guadalajara) y Calamocha se baten cada invierno récords de bajas temperaturas que han servido al periodista y meteorólogo aficionado Vicente Aupí para elaborar un estudio climático sobre este polo del frío español.

Molina de Aragón presume de ser una de las localidades más frías de España. Entre sus marcas, ganan los -28,2ºC a los que se llegó el 28 de enero de 1952. Bien abrigados, es imprescindible visitar su Castillo-Alcázar, sus numerosas iglesias y palacios, el puente Viejo o la torre de Aragón.

Algunos otros récords se encuentran en:

Reinosa (Cantabria). El 4 de enero de 1971 el mercurio bajó hasta los -24,6 grados centígrados.

– El aeropuerto de Los Llanos (Albacete) registró en enero de 1971 una mínima de -24 grados.

Vitoria (País Vasco) alcanzó la histórica temperatura de -21 grados centígrados el 25 de diciembre de 1962.

Burgos y Salamanca (Castilla y León) registraron en enero de 1885, la primera y en febrero de 1963 una mínima histórica de -21ºC y -20ºC respectivamente.

Así que ya sabes, si vas a pasar unos días en alguno de estos pueblos no te olvides de abrigarte bien.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*