‘Hygge’: la fórmula danesa de la felicidad

Por NH Hotels | 11:37

Como tantas cosas buenas, esta palabra viene de los países nórdicos. Hygge o ‘hu-ga’, como se pronuncia, es danesa y, aunque no tiene un traducción exacta, se puede entender como una mezcla de acogedor y bienestar. Hay quien lo califica como el secreto de la felicidad danesa. A su alrededor se ha desarrollado toda una filosofía de vida que se extiende a la decoración, la moda o la gastronomía, y que ya comienza a instaurarse en España.

Es más, la palabra hygge ha sido elegida una de las palabras del año. Pero se dice que es mucho más que eso. Hygge es una actitud total ante la vida que busca la felicidad a través de la sencillez, disfrutar de las pequeñas cosas, de los buenos momentos y olvidarse de cualquier preocupación. Es algo así como el mindfulness oriental o el slow británico, contagiado a todos los ámbitos. La bloguera Anna Leah West lo define como “la intimidad del alma” y Patrick Kingsley, autor del libro de viajes ‘How to Be Danish’ (Cómo ser danés) asegura que el hygge “es una idea tan arraigada en el sentido de unión de los daneses, que para los extranjeros es muy difícil comprender su importancia histórica y social”.

De hecho, Dinamarca es el país más feliz del mundo, según el estudio anual de la ONU, un título que lleva ejerciendo desde 2012 y para lo que la filosofía hygge tiene mucho que ver.

Pero, ¿en qué consiste este modo de ver la vida?, ¿es posible exportarlo a otros países? Os damos algunas pistas para detectar las cosas hygge y llevar un modo de vida hyggeligt:

– Tiempo para nosotros. Dinamarca es uno de los países que más tiene en cuenta la proporción entre el tiempo laboral y de ocio.  Su objetivo es emplearlo de forma eficaz y que sea posible encontrar espacios para hacer lo que nos hace sentir bien con la gente que queremos o con nosotros mismos, para cuidarse y relajarse al margen de las obligaciones.

– Cuidar la alimentación. Los daneses son grandes aficionados a la cocina, pero siempre sin excesos. Se reúnen a menudo en familia y con amigos para cocinar juntos platos tradicionales. Pero también practican la soledad junto a una bebida caliente, junto a la luz de las velas o el calor de una chimenea.

– Relajarse sin tecnología, ni política. En sus conversaciones se evitan los temas que provoquen crispación, como la política o el trabajo. La televisión o el teléfono impiden la comunicación entre personas, con lo que no son hyggeligt.

– Crear ambientes limpios. La decoración nórdica tan de moda sigue también esta filosofía de vida. Cuida la iluminación para que sea acogedora, añade una buena música de fondo, una chimenea, velas, flores frescas sobre una mesa de madera, un mantel bien colocado… Se trata, de nuevo, de cuidar las pequeñas cosas.

– Practicar las tradiciones. Lo hygge está muy relacionado con las tradiciones y con actividades u objetos que tienen un valor sentimental, como tomar el té en una antigua vajilla familiar, o destapar todos los días el calendario de adviento típico escandinavo. La conexión con los ancestros, con lo que nos recuerda a nuestros orígenes forma parte de la vida danesa.

Adaptándolo a nuestro ritmo de vida, ser hygge, vivir hygge, sentirse hygge es una nueva filosofía que sólo puede aportarnos cosas buenas.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*