El jardín del futuro estará en el tejado

Por NH Hotels | 18:22

Las tejas son historia. Los nuevos tejados estarán hechos de vegetación 100%. Las cubiertas vegetales son ya una realidad en muchos países del mundo. Y esta tendencia va más allá de una cuestión estética. Es una herramienta natural para mejorar la habitabilidad de los edificios y, además, proporciona un gran ahorro energético.

Tradicionalmente, las azoteas han sido la terminación del edificio, sin más funcionalidad que la de alojar antenas o equipos de aire acondicionado. Pero, ¿por qué no aprovecharlas para crear aquí los espacios verdes por los que tanto suspiran las ciudades?

No es una utopía. De hecho, el ritmo de crecimiento real de estos jardines es tal en países como Escandinavia, Alemania y Suiza, que ya supone el 10 % de todos los tejados. Y España no se queda atrás. En la localidad madrileña de Boadilla del Monte se ha puesto en marcha una cubierta verde de 100.000 metros cuadrados, lo que la sitúa entre las más amplias del mundo. El ayuntamiento de Madrid arrancó este año un plan que incluye ajardinar los tejados de los inmuebles municipales y promoverlos en edificios privados.

Fuera de Madrid, destacan la Villa Bio, en Llers (Girona), la OS House, en Santander y una divertida iniciativa que ha convertido en techos verdes los de los autobuses de Barcelona y Girona. En el extranjero, son referencia las cubiertas verdes del Dreamhouse, en Róterdam (Holanda), la del museo Historial de la Vendée, en Les Lucs-sur-Boulogne (Francia), el tejado del City Hall de Chicago, o el edificio The Solaire en Nueva York.

La Asociación Española de Cubiertas Verdes (Asescuve) asegura que estas cubiertas vegetales reducen hasta un 14% el gasto energético de los edificios en verano. Es sólo una de sus ventajas. Su implantación evita la pérdida constante de espacios verdes en las ciudades y transforma los tejados, unos lugares tradicionalmente desaprovechados en las ciudades. Para los habitantes de estos edificios, el jardín hace las funciones de aislamiento térmico, ya que la cubierta no supera los 35 grados en verano. Así, reduce el efecto isla de calor, la contaminación del aire y el ruido, ya que el jardín hace las veces de un toldo y reduce el gasto en climatización hasta en un 30%, además de absorber las ondas sonoras, según Asescuve.

A esto se suma que la tierra de estas plantaciones retiene gran parte del agua de las lluvias y alarga la vida de la impermeabilización del edificio. El balance final es positivo, ya que además, estas cubiertas revalorizan los inmuebles hasta en un 12%.

Pero, ¿se puede plantar un jardín en el tejado de cualquier edificio? Según Asescuve, hay pocas excepciones. La mayoría de los techos pueden convertirse en espacios verdes, incluso aquellos con pendiente hasta 45 grados. En el diseño pueden caber zonas pavimentadas, de descanso, con mobiliario, e incluso un huerto… pero siempre con asesoramiento y diseño técnico previo. Para crear una cubierta ligera, es decir, con poca profundidad y mantenimiento, la elección de una buena impermeabilización puede condicionar que la cubierta dure hasta 10 años más. Y luego, es necesario optar por un buen sistema drenante, sustrato, vegetación y riego.

Si se prefiere una cubierta intensiva, es decir, un espacio similar a un jardín, con árboles y palmeras, caben desde cascadas, caminos, pérgolas o incluso un parque infantil.

La sostenibilidad en las ciudades tiene en los tejados de los edificios y empresas un gran aliado.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*