Un fin de semana en Granada

Por NH Hotels | 11:16

Granada es mucho más de lo que cuentan. Es más que el último vestigio de la convivencia de religión en la Península Ibérica. Más que el antiguo Reino Nazarí y que cuenta con una capital conocida a nivel mundial. Granada es más que su monumento más icónico, La Alhambra, que muchos consideran hoy en día como una Maravilla del Mundo – y a punto estuvo de serlo -.

Pues bien, Granada es definitivamente una ciudad digna de ser visitada y aseguramos que un fin de semana será más que suficiente para que la ciudad sureña conquiste tu corazón irremediablemente.

Situada en el sudeste peninsular, Granada tiene conexiones accesibles tanto por carretera, como por ferrocarril y aeropuertos cercanos. Granada tiene todo lo que buscas en una escapada y que el turismo puede ofrecerte en un viaje. Patrimonio, arte, gastronomía, ruta, etc. Granada se encuentra en las faldas de Sierra Nevada y la convierte en un destino sureño ideal para los amantes del esquí, y la costa con playas accesibles a pocos kilómetros. ¿Puede ser más ideal? Difícil…

¿Dónde hospedarnos? Granada tiene una oferta de calidad donde poder pasar la noche. Te damos unas cuantas razones para que marques con rojo y subrayado a Granada en tu agenda.

Barrio de las Teterías

Para comenzar, uno de los primeros destinos que pueden servir de primer contacto con la ciudad nazarí es la calle Calderería, pero conocida comúnmente como calle de las teterías, donde podrás degustar una amplia variedad de tés con dulces y pastas. El suelo empedrado y plagado de cuestas, las paredes encaladas de las calles y las tejas andaluzas serán tu resguardo en este pequeño paseo. Te rodearán una miríada de aromas y sabores allá donde poses la vista y la gran oferta de lámparas nacaradas hechas a mano por artesanos locales te tentarán a llevarte un suvenir de vuelta. En todo momento no perderás de vista en las alturas la ciudad medieval de La Alhambra, siempre vigilante y lista para quitar el hipo a los visitantes.

No puedes tampoco irte de Granada sin visitar los lugares más emblemáticos de esta ciudad monumental. Tras recobrar fuerzas con delicias gastronómicas de la zona como los piononos de Santa Fe, muy famosos y originales de la localidad cercana de Santa Fe, es hora de patearse las calles empedradas por las que tanta historia. Pasear por la plaza de origen nazarí de Bib-Rambla o la Alcaicería, colindando esta última con la Catedral y perfecta para realizar tus compras de souvenirs como la loza de Fajalauza o las farolas de cristal coloreado. Hablamos de un paseo que te transporta a otros tiempos, viajando desde el Islam hasta el Cristianismo y conociendo la evolución histórica que ha vivido la ciudad de Granada, visible desde el centro hasta el barrio del Albaicín.

Una calle perfecta para realizar una parada gastronómica en clave de almuerzo sería la calle Navas con su múltiple oferta en restauración.

Tras el almuerzo, una breve visita por la Capilla Real, ubicación del sepulcro de los famosos Reyes Católicos se erige como parada obligatoria antes de entrar a la Catedral.

Y es que hablamos de historia esculpida en piedra. El broche final de una Reconquista que terminó con la joya de Granada sumándose a una Castilla y Aragón que estrechaban lazos progresivamente. Toda esa historia es reconocible en el arte y los edificios de la zona, que al atardecer adquieren un color que parece invocar un hechizo imposible de resistir. Un barrio como el de Sacromonte que te robará el aliento y donde un pedacito de ti siempre se quedará deambulando por sus bellas calles.

Si hay algo que caracteriza a Granada son sus miradores, de fama mundial. Pero, aun así, el tesoro de la ciudad andaluza es La Alhambra y el Generalife, donde los palacios y la simbiosis que presentan sus jardines con el agua y la arquitectura hacen de su entorno algo digno de vivir y presenciar varias veces en la vida. Se trata de una experiencia que tu cuerpo te pedirá repetir, pero no te preocupes, la Alhambra no se moverá de su sitio.

Bajando por las Alamedas de la Alhambra se puede disfrutar de unas vistas preciosas de la ciudad a medida que se va descendiendo.

Recapitulemos. Granada es tierra de encuentro de culturas y de arte. Ciudad solemne y monumental que puedes despedir realizando la Ruta de Boabdil el Chico. Fue el último rey árabe del Reino Nazarí. Dicha ruta sigue el camino que realizó el rey cando entregó las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos en un antiguo morabito -hoy ermita de San Sebastián-  y que lo llevaron a partir hacia Láujar de Andarax, de donde zarpó hacia Fez.

¿Necesitas más razones para visitar Granada?

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*