JJOO Londres 2012: Mireia Belmonte, la sirenita bañada en plata

Por Ana Mellado | 14:02

Ella es la reina de las aguas. La sirena que se mueve en el Centro Acuático de Londres como si se tratara de su hábitat natural. Mireia Belmonte reafirma su calidad y no perdona a sus rivales. Cumplió a rajatabla las órdenes de su entrenador Fred Vergnoux y emergió de la piscina bañada en plata.

La nadadora de Badalona, que empezó a nadar a los cuatro años para subsanar sus problemas de escoliosis, salió como un tiro por la calle seis en la modalidad de 800 libres. Era un modo de allanar el camino y cobrar ventaja, descartando amenazas para la llegada. Siguió a las nadadores favoritas desde una distancia de unos dos o tres metros. Primero rebasó a Lotte Friis, la experta danesa, bronce en Pekín. Luego superó a la favorita, la heroína británica, la campeona vigente, Rebecca Adlington. Mireia tocaba en segunda posición la  pared en un tiempo de 8 minutos 14,63 segundos. El oro había quedado reservado para la gran leyenda de la natación,  la estadounidense Katie Ledecky.

Mireia, la hija de Poseidón, ya no es la chica tímida que miraba con recelo a sus rivales. En Pekín, con 17 años, le pudo la presión del escenario y las expectativas depositadas en ella, la ahogaron. En los Juegos de Londres, la nadadora de Badalona ha desenfundado su tridente y ya es parte de los anales de la historia de la natación española. La consecución del primer metal para la delegación española, el pasado miércoles, en la prueba de 200 metros mariposas supuso una inyección de vitalidad y optimismo para Mireia. España nunca había conocido nadadora tan completa. Cuando la joven catalana firmaba su última vuelta y se desprendía de sus gafas acuáticas, la alegría estallaba en la Casa de España.

Las buenas vibraciones también se vivieron gracias a la selección española femenina de balonmano que se clasificó matemáticamente para cuartos de final tras imponerse a Suecia (25-24), en un encuentro en el que mostró en los minutos finales el oficio necesario para soñar con cualquier meta en Juegos Olímpicos de Londres 2012. Esta victoria unida a la derrota de Dinamarca ante Noruega permite el pase de las de Jorge Dueños a la eliminatoria de cuartos.

Las disciplinas de equipo están de enhorabuena y la selección de hockey hierba logró una sufrida victoria ante Sudáfrica (2-3) lo que le permite seguir luchando por alcanzar un puesto en las semifinales, en un encuentro que pasó del dominio español en los primeros minutos a acabar pidiendo la hora al final.

Pero no todo han sido buenas vibraciones y alegrías en el hotel NH Harrington Hall. Miembros del Comité Olímpico Español, familiares y aficionados se llevaban las manos a la cabeza tras la tres horas y 29 minutos de dramática lucha de  David Ferrer y Feliciano López contra los franceses Tsonga y Llodrá. La pareja española quedaba fuera de la final tras un exhausto tercer set  en el que desaprovecharon las cuatro bolas finales. Ahora sólo les queda caminar hacia el bronce.

La que se quedo a cuatro kilos de lograr el bronce fue Lidia Valentín. Se quedó a las puertas del podio, cuarta, en la categoría de -75 kg. tras levantar un total de 265 kg., 120 en arrancada y 145 en dos tiempos. La haltera leonesa, de 27 años, mejoró una posición el resultado obtenido en Pekín 2008 pero finalmente la tercera posición en el podio correspondió a la bielorrusa Iryna Kulesha tras un ajustado duelo con la española.

Tampoco comenzaron con buen pie los corredores españoles. La jornada inaugural del atletismo olímpico ha sido una estrepitoso desastre  para la delegación española. El corredor, Ángel Mullera, no llevaba  dos vueltas en la pista cuando se fue al suelo. Su sueño olímpico se tornaba en pesadilla en 8 minutos y 38 segundos. Tras él caían sus compatriotas en los 3000 obstáculos, Merzougui y Víctor García. En la mañana lúgubre del estreno del deporte rey en Londres, no sólo fueron eliminados los tres obstaculistas sino también todos sus compañeros: la triplista Patricia Sarrapio y la cuatrocentista Aauri Lorena Bokesa , el lanzador de peso Borja Vivas y el de martillo, Javier Cienfuegos. Por la tarde continuó esa línea negra en las pistas. A falta de que terminaran Meliz y Cáceres en longitud, ni siquiera los chicos del 1.500m, una de las pruebas con más solera del atletismo español, pudieron pasar ronda. Ni Álvaro Rodríguez, desfondado al final, ni David Bustos, ni siquiera Diego Ruiz. Hoy compite Marta Domínguez, único halo de esperanza de un atletismo español sumido en una profunda depresión.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*