JJOO Londres 2012: España vive su martes de oro

Por Ana Mellado | 1:10

Remite la sequía de medallas. Por fin, el himno español se escucha en Londres 2012, sin duda en la jornada más memorable de la delegación olímpica española. En un día, se duplica el número de medallas y se desata la euforia olímpica. España saca músculo y vuelve a parecerse a aquella que tantas alegrías dio en los últimos años. Tres metales, dos platas y el ansiado oro.

El martes de gloria quedará marcado para siempre en el calendario olímpico. España se despertaba hoy con tres bazas seguras para revitalizar un  medallero y no ha perdonado ni una. Gómez Noya en triatlón, Marina Alabau en la categoría RS:X de vela y el dúo formado por Andrea Fuentes y Ona Carbonell.

La primera alegría procedía desde Hyde Park.  Gómez Noya hacía historia en el emblemático parque londinense donde se disputaba la prueba de triatlón.

Orgulloso, pletórico y con ganas de seguir pisando fuerte, riadas de aficionados y amigos esperaban a Gómez Noya a las puertas del hotel NH Harrington Hall. Incluso un grupo de fans de Ferrol, su tierra natal se ha desplazado hasta la Casa de España para apoyar al jover que por fin ha conseguido sacarse la espina que  le había quedado clavada en Pekín donde se quedo a las puertas del podio. “Detrás de todo esto hay mucho esfuerzo, trabajo y estoy muy contento. Ha sido una carrera muy rápida, muy dura, pero la mejor de la temporada. Cuando he terminado había perdido un par de kilos e incluso el alma”, declaraba un exultante Noya en la rueda de presa.

El triatleta ferrolano que se batía con los intocables hermanos Brownlee no se cree todavía el revuelo y la repercusión que ha despertado con su gran hazaña en los Juegos de Londres 2012. “Cuando he terminado tenía 60 ó 70 llamadas perdidas en el teléfono. Más de 100 mensajes. No me ha dado tiempo a contestar, pero agradezco al apoyo que me ha dado todo el mundo.” Gómez Noya no pudo ni sentarse a cenar en compañía de los suyos dado la alta concentración de periodistas y seguidores por cada metro cuadro del Harrington Hall.

Para Gómez Noya lo más importante de haber logrado la medalla es el hecho de que se le de mas cobertura  e importancia al gran deporte olvidado, el triatlón. “Por lo menos he conseguido que se convierta en un deporte de masas por un día y que todo el mundo estuviera pendiente de lo que hacía”.

Tras este logro, el deportista español ya sueña con bañarse en el oro de Río de Janeiro. Tiene claro que quiere continuar con lo que realmente disfruta, compitiendo, marcándose nuevas metas y superándose a sí mismo. “De momento no hemos hablado del calendario, pero me tomaré unos días para recupera y en seguida retomaré los entrenamientos. Me gustaría hacerlo muy bien en el Mundial de Nueva Zelanda. Y luego más adelante, si estoy en condiciones y las lesiones me respetan me gustaría verme en Río. Pero estoy muy contento con el palmarés actual.”

Por fin un hombre conquista la gloria para España, “pero seguro que no voy a ser el único” confesaba Gómez Noya.

Mientras el gallego recogía el fruto de largas y extenuante horas de entrenamiento, la sevillana Marina Alabau conquistaba el primer oro en RS-X, la modalidad olímpica del windsurf. Salió a por todas y, pese a que no comenzó en las posiciones de cabeza, fue recuperando posiciones hasta adjudicarse también la «medal race».

La tercera victoria del día también emergía de la piscina. Tras finalizar segundas en la rutina técnica del domingo y terceras en la libre del lunes, Andrea Fuentes y Ona Carbonell se lanzaron al agua para bordar su vistoso tango y convencer a los jueces de que ellas conforman un dúo de plata.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*