JJOO Londres 2012: España rema hacia el triunfo olímpico

Por Ana Mellado | 9:57

Bajo un sol radiante y una agradable brisa, el canal de Eaton Dorney amanecía ayer en un profundo remanso de paz. Ajeno, a lo que le aguardaba la jornada, pocos minutos después de las nueve de la mañana, remolinos de espuma agitaban las aguas de este recóndito valle del Támesis. Se trataba del movimiento giratorio de las palas del piragüísta Saúl Craviotto remando hacia la medalla de plata.

Craviotto, agente de policía de profesión, sumaba su segunda presea al oro conquistado en Pekín hace cuatro años junto a Carlos Pérez Rial en K2 500 metros. Esta vez en Londres competía sólo, pero su potencial permanecía intacto.

Tras un día colmado por los nervios y la fuertes emociones, el deportista catalán disfrutó de una distendida y amena velada en la Casa de España (alojada en el hotel NH Harrington Hall). Sin apenas probar bocado en todo el día, fruto de la presión de la carrera, Craviotto por fin lograba disfrutar de la gran gesta que protagonizó en la disciplina de K1 200 metros, en compañía de su entrenador Miguel García y su familia.

El piragüismo español ha hecho una participación espléndida en los Juegos de Londres 2012. Hemos conseguido tres medallas. Maialen Chourraut sumó el primer bronce en la historia para España en aguas bravas y David Cal lograba su quinto metal con la plata conseguida en la final de C-1 1.000. Creo que hay motivos para estar orgullosos”, confesaba Craviotto para el blog de NH Hoteles.

En una intensa y explosiva carrera, con el viento soplando en contra y decenas de banderas españolas en las gradas, Craviotto no brilló en su salida y merodeó entre la tercera y la quinta posición en la primera mitad de la carrera. “No he salido tan bien como quería, pero finalmente he podido meterme en carrera como a la mitad y por el rabillo del ojo veía que iba bien”.

Sin embargo, el palista catalán, que ha tenido que ganar 10 kilos de músculo en este ciclo olímpico para competir en una prueba explosiva, apretó en los metros finales, comenzó a esprintar y avanzó hasta la segunda posición.

Del agua también emergía el tercer oro de la delegación olímpica española. Tamara Echegoyen, Sofía Toro y Alicia Pumariega se medían en sus primeros juegos olímpicos,  navegando con la sabiduría como timón, firmando el esfuerzo y entrega anónimos de los últimos tres años, poniendo rumbo al oro. Pasaban de la nada al todo, en la tercera manga donde se decidía el curso de la regata.

Casi tres horas después de una lucha sin cuartel, de un desgaste físico y mental sobrehumano,  “las chiquitas”  domaban los vientos para surcar las aguas tanto con corazón como con cabeza hasta bordar una regata en la que osaban a imponerse a la australiana en la clase Elliot 6m.

El poderío femenino español que se ha apoderado una y otra vez de los Juegos de Londres 2012 volvía a ponerse de manifiesto de la mano de las guerreras del balonmano que han esculpido su tesón, desgarre y furia en bronce. 

En un partido traumático y excepcional que necesitó de dos prórrogas para romperse al final del lado español, las jugadoras de Jorge Dueñas lograron deshacerse de las surcoreanas con un 31-29.

Las españolas cayeron tendidas en el suelo cuando el árbitro marcó el final. Respiraron y luego sí se abrazaron para celebrar la primera medalla del balonmano femenino español.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*