JJOO Londres 2012: Cuatro medallas deslumbran las puertas del NH Harrington Hall

Por Ana Mellado | 9:42

Anoche, una luz especialmente intensa iluminaba la piedra inmaculada de la fachada del hotel NH Harrington Hall. Como si del destello de un astro se tratara, un ráfaga rebotaba en los edificios de la calle Harrington Gardens, en el corazón de South Kensington. Era la medalla de oro de Marina Alabau.

Recién llegada de Weymouth (un pueblo inglés 200 km al sur de Londres), tras pasear por los lugares más emblemáticos de la capital, la joven sevillana se apeaba a las puertas de la Casa de España. Le esperaba el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco. 

El rostro  de Marina evidenciaba el dulce momento por el que atraviesa su carrera. “Aunque todavía estoy en mi pequeña nube, me siento muy contenta, es un momento muy especial. Estoy orgullosa de haber logrado el primer oro para la delegación española”, declaraba en exclusiva para el blog de NH hoteles, con un gracioso acento andaluz.

A pesar de las ansias de la sevillana por seguir conquistando la mar, probablemente no pueda repetir su hazaña en Río 2016.  La Federación Internacional de Vela introducirá nuevas categorías como el  kitesurf, sacrificando otras como el windsurf.  “Creo que es un error muy grande eliminar el Windsurf . El kit es un deporte muy interesante, pero creo que no se debería romper con lo que ha sido hasta ahora el concepto clásico de la vela”, comentaba la windsurfista, tras cenar con todo el equipo olímpico de vela en el restaurante del hotel.

Marina volará a Madrid el próximo día 13 y desde ahí, se trasladará a su tierra natal donde disfrutará unos merecidos días de descanso. “Parte de mis vacaciones las pasaré en Sevilla. Después marcharé a Tarifa y luego pasaré una semana en Portugal”.

Tras el oro de Alabau, las puertas del NH Harrington Hall volvían a abrirse para recibir a otro protagonista con otro metal al cuello. Pasadas las 22.30 de la noche la Casa de España tenía el honor de recibir al atleta olímpico más laureado del deporte español. Su nombre es David Cal y recoge ahora el fruto del esfuerzo sembrado durante cuatro años. “De momento no soy consciente de lo que he conseguido. Estoy muy contento y cuando llegue a casa comenzaré a asimilarlo”, declaraba en el hall del hotel ante la curiosa mirada de decenas de personas.

El piragüista español, comedido,  humilde y sencillo donde los haya, no quiso olvidar el papel que ha ostentado su entrenador, Suso Morlán,con el que comenzó a palear años atrás, permaneciendo siempre a su lado en esta carrera de fondo.  ” Hemos madurado y mejorado juntos.  He ido poco a poco y no me puedo plantear mi carrera sin mi entrenador”.

Fruto de la meticulosidad de ese trabajo , emergía del canal Eaton Dorney la quinta medalla para el atleta de Cangas. “He sufrido mucho en la carrera. Salí un poco atrás, la cabeza se desmarcó de la carrera, pero yo reservé fuerzas para el final y pude pillar al grupo para colarme hasta la segunda”.

El goteo de medallas no cesaba en la Casa de España.  A las 23.30, hora inglesa el himno de España retumba en los salones del NH Harrington Hall. El taekwondo español hacía historia.

Joel González Bonilla abrazaba el segundo oro de la delegación olímpica española. El gerundense de 22 años no le dio oportunidad a su rival, coreano Daehoon Lee, reafirmando quién es el número uno en el mundo. “Salí a hacer lo que sé. A disfrutar, a dar mi mejor taekwondo y a aprovechar esta ventana para enseñarle al mundo que este deporte está a un altísimo nivel”.

En la categoría femenina, Brigitte Yagüe se contentaba con la plata, después de caer ante la china  Jingyu Wu en la final de taekwondo de -48 kilos. A primera vista, un tanto decepcionada, la mallorquina ha comentado que sólo piensa en las vacaciones y en recuperarse de las pequeñas lesiones que arrastra.

El medallero español ya reluce con dos oros, un bronce y seis platas. Y a falta de cuatro días para el final, la marca España goza del tesón, la valentía y la dedicación que la encumbrarán a la cima del olimpismo.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*