Walter, manager de NH Linate y entrenador de rugby para niños

Por Sergio González | 13:38

Walter comparte con nosotros su compriso con la industria hotelera desde el NH Linate, un hotel de negocios en el meollo comercial de la próspera Milán. Acostumbrado a construir equipos y hacer que las cosas funciones en su trabajo, este amigable italiano aplica las habilidades aprendidas a su auténtica pasión: ser entrenador de Seregno Rugby, un club para niños menores de 12 años.

¿Qué cualidad es fundamental para poder entrenar niños?

El entrenador de rugby, sea para niños o para adultos,  debe de ser ante todo un educador. Especialmente en este deporte se debe enseñar, concediendo y solicitando, el respeto, la base principal antes de poder aprender las reglas del rugby.

¿Es difícil mantenerlos unidos?

Los niños mantienen una concentración limitada, especialmente cuando son muchos porque se distraen fácilmente entre ellos y es aquí donde el entrenador utiliza las técnicas de negociación.

Se necesitan algunos ayudantes -capitanes de entrenamiento- nombrados al azar en el mismo grupo; estos lo dividen en subgrupos más pequeños asignándoles colores. Después, a través de choques entre subgrupos, se dictan las reglas del juego del rugby modificando o señalando los errores.

Lo mismo se aplica en el entrenamiento, se dividen en dos grupos -camisetas claras y camisetas oscuras- y corren en sentido contrario uno del otro alrededor del campo de juego.

El grupo adquiere respeto por el ayudante, se responsabiliza del mismo y se crea un espíritu de competencia.

¿Qué tal compaginas el rugby con tu trabajo como director de NH Linate?

Coordinar el trabajo con el deporte no es simple en absoluto, especialmente con los roles de director y entrenador que cubro, ya que ambos requieren responsabilidad y  puntualidad, debiendo gestionar además  continuos imprevistos.  Mi  vice-entrenador me ayuda con los niños en aquellos momentos en los que no estoy disponible por motivos laborales.

¿Nos podrías hablar un poco de tu club?

Nuestro club, Seregno Rugby, es una pequeña estructura que nació en el 2008 y con gran esfuerzo está creciendo. En este deporte la diferencia la hacen los padres de los atletas que siempre ayudan y colaboran al crecimiento del mismo, aportando tiempo y recursos propios. Está quien ayuda a trazar las líneas del campo de juego, quien llena la botellas de agua, quien infla los balones, quien trae la bebidas, quien hace la carne y los bocadillos que los jugadores comerán en el tercer tiempo.

La categoría under 12 es la última del mini-rugby y que no juega campeonato, pero sí se desafía en torneos cada quince días en el periodo de primavera-otoño.  En invierno la actividad es diferente por el frío o por la escuela, consiste en dos entrenamientos semanales de dos horas aproximadamente.

¿Están asociados a alguna liga? ¿Qué tal van? ¿Algún plan de cara al futuro?

Este año la temporada empieza el 1 de Septiembre. Algunos jugadores son nuevos y se necesita integrarlos en el grupo, otros ascienden de categoría pero con experiencia de juego y otro son los que están ya del año precedente.

Estoy seguro de que haremos, también este año, un equipo perfecto, dando siempre el máximo y creando un ambiente perfecto. Lo importante es trasmitir a los jugadores que el respeto es innegociable, disfrutar con pasión cada momento de nuestra vida es aprender que el esfuerzo es la única solución para trascender y superar las adversidades.

Especialmente les digo siempre que escuchen a los más grandes que por algo son más grandes. Que piensen antes de actuar y que cada acción que decidan, justa o errada, sea porque aprenderán de ella.

Según tu experiencia, ¿qué valores puede transmitir el rugby?

El rugby no es un deporte violento, como muchos piensan. Hay que enseñarles que la violencia no debe existir y que el dialogo es la mejor solución a todo. Que aquellos jugadores que están  en la otra parte del campo de juego con otro color de camiseta están allí para divertirse como ellos.

Porque el deporte es eso, diversión pura, y somos nosotros los entrenadores quienes debemos trasmitir esa sensación, enseñándolo con el ejemplo. Es saber que a veces se gana sin ganar.

Es, al fin y al cabo, saber que el compromiso, la disciplina y todos los valores del rugby se extienden fuera del club y deben trasladarse a todos los ambientes de la vida.

¿Juegas a rugby?

Yo juego en la categoría “OLD” como capitán.  Los “OLD” son aquellos nostálgicos de más de 40 años, les puedo asegurar que es más simple dirigir a estos caballeros, aunque muchos ocupan importantes cargos en empresas, como managers, funcionarios de Bancos, empresarios y profesionales. En este caso al regla es simple: todos debemos estar sobre un único plano por el bien del equipo, ser nosotros mismos, si ser el cargo que nos ha dado la compañía.

 

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*