Santceloni amplia un 60% su bodega consolidándola como una de las mejores del país

Por Guillermo Agulló | 14:48

Cocina, sala y bodega son los tres pilares que han hecho de Santceloni uno de los mejores restaurantes del país. Una filosofía en la que cada detalle se cuida al máximo para  ofrecerte, en su conjunto, la más completa y perfecta experiencia gastronómica. Siguiendo esta línea el restaurante ha ampliado su cava de vinos gracias a la adquisición de la bodega del estrella Michelin Evo en la que destacan los vinos franceses. ahora Santceloni ha pasado a tener cerca de un total de 1600 referencias de vino (50% españolas, 35% francesas y el resto de Alemania, Italia y otros países).

Lograr esta colección de vinos ha sido posible gracias a la labor de su sumiller, David Robledo quien estudió hostelería en Segovia, se formó como sumiller en Madrid y en la prestigiosa escuela londinense The Wine & Spirit Education Trust y ha rodado en las más exigentes plazas de Europa -como el Hilton o The Canteen en Londres, Zalacaín, Arzak o Martín Berasategui en España- hasta que en 2000 comenzó a trabajar con Santi Santamaría: primero en Can Fabes y, desde su apertura en 2001, en el restaurante Santceloni.

David Robledo es sobre todo un apasionado por su oficio y siente un amor incondicional hacia el vino del que nunca deja de estudiar, aprender y sentir emoción. “La de sumiller es una profesión que exige un reciclaje permanentemente, por este motivo asisto constantemente a catas, presentaciones y cursos de especialización y perfeccionamiento, devoro artículos y publicaciones especializadas y visito durante mis vacaciones las más recónditas bodegas de todo el mundo en busca tanto de joyas de colección como de las últimas novedades y tendencias”, afirma.

Su bodega recoge las referencias, añadas y ediciones especiales más exclusivas del mundo. Clásicos como Vega Sicilia (con una vertical desde 1954 hasta hoy), Pingus o L’Ermita en España, los Romanée Conti en Borgoña (incluyendo su Montrachet, del que sólo hacen 2.000 botellas al año), Château Margaux y Mouton Rothschild en Burdeos, champagnes como Clos d’Ambonnay (el más caro del mundo), Clos Du Mesnil y algunas enotecas de Don Perignon, los californianos Caymus y Opus One o los italianos Sassicaia y Barolo como muestra. Muchas de ellas disponibles además en botella Magnum, un formato ideal para mesas grandes del que tiene más de 80 referencias.

Pero si hay algo que a David Robledo le entusiasma es sorprender al cliente con las más curiosas y diferentes referencias, procedentes de todas las denominaciones y regiones productoras del mundo y de nuestro país: desde las clásicas y emergentes hasta zonas menos conocidas aun como Cebreros, Jumilla, Mallorca, Madrid, Monsant o Utiel-Requena.

El sumiller de Santceloni te asesorará, sugerirá y ofrecerá dos opciones de maridaje (uno por 70 € y otro por 120 €) en función de tus gustos y preferencias pero, también, del estado de ánimo, el momento y de la compañía. “Hago trajes a medida”, descubriendo, por ejemplo, la enología española al público extranjero, los grandes clásicos al que no quiere arriesgar o sorprendiendo al que se deja llevar con insólitas alternancias entre champagne y una cerveza artesana, un Rioja blanco y un tinto gallego o un vino de hielo y una cálida sidra de autor. Todos ellos servidos a su justa temperatura, en su copa adecuada y con el apoyo de un nuevo carro de servicio que ha sido diseñado ad hoc por Gabriel Corchero y que contribuye a aumentar la magia y la espectacularidad de la experiencia que es comer en Santceloni.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*