Cómo sobrevivir a la rutina

Por NH Hotels | 11:17

Las vacaciones acaban para muchos y comienza lo que comúnmente se conoce como “la operación retorno”. La sombra de una posible depresión postvacacional sobrevuela por el horizonte y la vuelta a la rutina se antoja como un archienemigo de nuestro bienestar.

¿Cómo se puede superar esta situación e incluso tornarla a nuestro favor? Gracias a estos sencillos pasos conseguirás sobrevivir a la operación retorno y vivir para contarlo. Luego, tras un proceso de adaptación a tu día a día de nuevo, podrás empezar a planear tus nuevas vacaciones y barajar destinos que nunca habías explorado. También podrás reconectar con lugares que ya habías visitado. Es hora de darle uso a ese calendario que tienes colgado en tu frigorífico y utilizarlo para tachar los días que te faltan para el siguiente puente o vacaciones que vivirás. Sueña, planea y vive sin reservas.

De cara a afrontar tu retorno, tenemos varios consejos que pueden resultar de ayuda. Lo primero es que mantengas una actitud positiva que te ayude a ahuyentar tus males. Piensa en todas las anécdotas que tienes para contar a tus compañeros de trabajo y en cada aspecto de tu vida diaria y de tu hogar que te hace sonreír y focaliza tu atención en ello. Tu mente es más fuerte de lo que crees y si te esfuerzas en reforzar tu pensamiento positivo notarás los efectos rápidamente. Mantente atento a cosas que antes pasaban desapercibidas y atesora los pequeños detalles que merecen la pena en tu vida. La actitud que tomes ante la vida es esencial si quieres que tu vuelta al trabajo no sea más incómoda de lo necesario. Mira el lado bueno de las cosas. Todas lo tienen. Además, es importante que tengas una actitud de superación de cara a reengancharte a tus obligaciones diarias. Marcarte una serie de metas, ya sean laborales o personales, puede ayudarte a sobrellevar tu adaptación a la normalidad. Es ahora el momento de retomar aquella habilidad o talento que siempre tuviste o de aprender algo nuevo. La meta la diseñas tú y mientras más se acerque a tus intereses y gustos, mejor. Sin límites.

Realizar deporte varias veces en semana, aunque sea caminando, es más que saludable. Te aportará energía y te ayudará a concentrarte con más eficacia. Es momento de conectar con tu cuerpo. Practicar un nuevo deporte o apuntarte a clases conjuntas a las que puedes asistir con algún compañero del trabajo o amigo. El café y el té pueden ser tus grandes aliados, pero ten cuidado de no abusar de las sustancias estimulantes, ya que te puedes condenar a ti mismo a una noche sin sueño. Bebe mucha agua y si trabajas sentado no te olvides de dar un paseo cada hora para reactivar la circulación. Así mismo, mantener una dieta sana y equilibrada te ayudará a centrarte y regular tu cuerpo. No lo olvides: “eres lo que comes”. Literal.

Injustamente olvidado, el ocio es sin duda alguna tu fiel caballero de brillante armadura. Diseña planes para el próximo fin de semana e intenta realizar actividades que te generen paz interior o te aporten felicidad. Disfruta de cada momento y no te olvides que el día tiene 24 horas y son muchas. Aprovecha tu tiempo y vive al máximo.

Una vez has realizado todos estos pasos para sobrevivir a tu vuelta al trabajo, es hora de empezar a planear tu próximo destino. Cuando menos te lo esperes tus siguientes vacaciones estarán a la vuelta de la esquina y te habrás alegrado de ponerte a preparar el viaje con antelación. Turismo de interior o de costa. Montaña o ciudad. Nacional o internacional. Es hora de visitar un país de Europa del Este y disfrutar de la cultura balcánica en todo su esplendor. O de aprovechar y visitar la Península Escandinava para recrearte con el choque cultural. También es momento de coger una mochila y plantearte realizar el Camino de Santiago por cualquiera de sus variantes. Si albergas un espíritu patriótico sin precedentes, aprovecha la riqueza cultural y turística de nuestro país para enamorarte aún más de nuestra bandera y de todo aquello que representa. Las opciones son innumerables. Recupera de los trastos viejos el globo terráqueo que tenías de pequeño, coge un bolígrafo y juega a marcar tu próximo destino. Sabes que estás deseándolo. Lánzate y atrévete a cumplir con el resultado.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*