5 lugares para disfrutar de los mejores paisajes de primavera

Por NH Hotels | 13:11

Cuando llega la primavera, la España más verde florece y nos regala espacios naturales de lo más especiales y sorprendentes. El norte de la Península, con comunidades como Galicia o Asturias a la cabeza, y numerosos rincones en el sur o en nuestras islas albergan en esta época “estampas” que son dignas de admiración. Y es que no hace falta irse al extranjero para visitar Parques Naturales de impresión, acantilados de vértigo o playas paradisíacas. ¿No conoces ninguno? Te proponemos los 5 destinos en los que disfrutar de los mejores paisajes de primavera dentro de nuestras fronteras.

Islas Cíes en Vigo: Consideradas el mayor tesoro de la Ría de Vigo (y bautizadas ya por los romanos como islas de los dioses), las Islas Cíes son uno de los lugares más hermosos y espectaculares de nuestro país. Formado por tres islas – Monteagudo, O Faro y San Martiño –, el archipiélago de Cíes forma parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, un auténtico paraíso de aguas cristalinas y playas paradisíacas que, además, cuenta con una riqueza extraordinaria de flora y fauna. ¿Qué hacer en Cíes esta primavera? Visitar la playa de Rodas, el arenal que une las islas de Monteagudo y Faro y que ha sido bautizado por The Guardian como “la mejor playa del mundo”, practicar senderismo en familia entre sus abruptos acantilados, disfrutar de la tranquilidad de sus playas vírgenes o bucear en la Ría de Vigo.

Lagos de Covadonga en Asturias: Con la llegada de la primavera y de las temperaturas cálidas, las lagunas glaciares formadas por los lagos Enol, la Ercina y el Bricial (que sólo tiene agua cuando se produce el deshielo en las montañas) se encuentran rebosantes. Ubicados en el parque de Covadonga y pertenecientes al Parque Nacional de los Picos de Europa, los lagos forman parte de un entorno que, con una vegetación exhuberante, es sin duda uno de los lugares más bellos de todo Asturias (y de nuestra geografía al completo). Entre el paisaje cabe destacar, además, el Santuario, la Santa Cueva o el mirador Entrelagos, desde el que se puede admirar todo el complejo lacustre. Para amantes del senderismo, existen además dos rutas bastante conocidas: la Ruta de la Reconquista y la Ruta Vega de Orandi.

Caminito del Rey en Málaga: Este sendero, no apto para los que sufren de vértigo, está considerado como uno de los más peligrosos del mundo. Y es que esta pasarela, nada más y nada menos que a 100 metros de altura, es más bien un paso construido directamente sobre las paredes del Desfiladero de los Gaitanes. Precisamente este Parque Natural es uno de los fenómenos geológicos más maravillosos de nuestro país, ya que hace millones de años sus impresionantes cumbres eran un fondo marino que emergió hasta alcanzar su altura actual. ¿El resultado? Paisajes fascinantes, acantilados y fallas de infarto, cañones fluviales, una riqueza botánica de excepción… que, aún más en primavera, alcanzan una belleza incomparable. 8 kilómetros (3 de ellos de pasarelas) en un recorrido de unas 5 horas en el que la emoción está servida.

Parque Natural de Cabo de Gata: La mayor parte de la peculiaridad ecológica y paisajística de esta reserva tiene su origen en la ausencia de invierno climático y en su diversidad geológica: paisajes perfilados sobre sustratos volcánicos que dan lugar a coladas de lava, domos y playas fósiles que conforman un paisaje singular caracterizado por sus tonos ocres, negros y rojizos. Y aunque se puede decir que en el Parque Natural de Cabo de Gata nunca es invierno, la primavera se convierte en la época ideal para marcarse una escapadita por sus características tierras y huir de las futuras aglomeraciones del verano. ¿El plan perfecto? Dejarte seducir por el lado más indómito de sus maravillosas playas naturales (como Mónsul o Los Genoveses), esconderte entre la belleza de sus calas vírgenes o disfrutar de una de las imágenes más bellas del Mediterráneo: una franja costera acantilada de más de 50 kilómetros que no tiene rival en toda la costa.

Parque Nacional del Teide: La primavera regala cada año una escena única a los visitantes del Parque Nacional del Teide, un paraíso natural que se convierte en toda una explosión de color en esta época del año: el rojo vivo de los tajinastes y el fuerte amarillo de las retamas resurgen con fuerza durante los meses de mayo y junio y colerean el paisaje que rodea el volcán del Teide. Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2007 con la categoría de Bien Natural, se trata de la única zona de alta montaña subtropical de Europa, lo que le otorga una fauna y una flora (formada por una diversidad extraordinaria de especies vegetales) incomparables. Para disfrutar de este espectáculo cromático no te pierdas las vistas desde sus miradores (como el Tabonal Negro o Los Azulejos, entre muchos otros).

Elijas el destino que elijas, esta primavera puede ser el mejor momento para perderte (cámara en mano) entre los espectaculares paisajes de cualquiera de las maravillas naturales que nos ofrece, de punta a punta, nuestra geografía.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*