Dime si prefieres snow o esquí y te diré cómo eres

Por Diego Feijoo | 13:56

Acabamos de pasar el puente de la constitución y muchos habréis aprovechado para hacer la primera escapada para iros a la nieve. Otros muchos lo haréis en breve en las tan deseadas vacaciones de Navidad. Pero a la hora de la verdad… ¿snow o ski? El mundo se divide entre los que prefieren una u otra. Hoy, desde NH Hotel Group, os damos las claves de cada modalidad.

Si eres primerizo y no tienes ni idea de qué modalidad elegir, estos sencillos consejos pueden hacer que inclines la balanza por una opción u otra:

Ski:

Lo primero es saber lo qué vas a necesitar. Si es la primera vez que vas a practicarlo lo primero es hacer una lista del material que requieres. Pedírselo a familiares o amigos hará que te ahorres un buen dinero. Esto es lo mínimo que necesitas para practicarlo:

-Unos esquís tipo pin-tail, específicos para novatos.

-Un par de bastones. Sirven para que mantengas el equilibrio y para que para que cuando no sea cuesta abajo puedas avanzar.

-Botas. Las de ski son especialmente duras, así que por mucho que cualquier conocido tenga tu mismo número, primero pruébatelas, ya que es indispensable que te sean cómodas si no quieres que sea un día tortuoso.

-Ropa de ski. No hace falta que vayas a la última, pero al menos llévate unos pantalones impermeables y un buen anorak. Unas gafas de sol, protección solar y un cacao también son imprescindibles. Sí, aunque estemos a 5 grados.

A la hora de la práctica, se dice que el esquí es la modalidad más conocida y la más practicada, y también la más fácil de aprender. Eso es verdad, pero también es más difícil mejorar y dominarlo a la perfección. Es más lento a la hora de progresar al necesitar una mayor técnica.

El ski te da mayor libertad ya que no tienes los dos pies juntos y eso te permite más movimientos y hacer más cosas según vas aprendiendo. Y también tiene más variedad de caídas, lo que no es realmente malo, ya que mientras en el snow caes de cabeza o de culo, aquí te caes de mil maneras, por lo que diversificas el dolor sobre todo si eres principiante.

Snow:

Es verdad que al principio puede parecer algo más complicado de aprender, pero en pocos días cogerás más destreza que alguien que empiece con los esquís y lleve los mismos días que tú. Además en los primeros días caerse es muy fácil y ponerse de pie cuesta esfuerzo. Además, en pendientes al principio cuesta más frenar. Desde luego, si tienes alguna base habiendo practicado skate, el snow te resultará mucho más sencillo.

Antes te indicábamos el material necesario para practicar ski. Para el snow es similar, aunque hay alguna diferencia:

-La tabla de snow. Debe estar regulada a tu altura y a tu peso, no vale cualquiera. Además, a la hora de ponértela, es importante que sepas qué pie ha de ir delante y cual detrás. Si vas con algún amigo que domine que te ayude, y si no con cualquier persona que le veas que maneje una tabla. Si pones el pie izquierdo detrás serás goofy, y si lo pones delante serás regular.

-Unas fijaciones para atornillar a la tabla. Es donde metes las botas.

-Las botas. Mucho más blandas y cómodas que las de ski. Aun así, es importante que se fijen correctamente al pie y el tobillo, con el fin de evitar lesiones.

-La ropa. Al igual que con el ski, es importante llevar un material adecuado. Sí es cierto que aquí se recomienda ropa algo más holgada, puesto que haces muchos más movimientos y te agachas y levantas más.

Una desventaja del snowboard es que las estaciones están hechas para el esquiador. A menudo tendrás que quitarte las fijaciones y subir en un telesilla o un telearrastre se convierte en un suplicio.

Como decíamos antes, aquí las caídas son de boca o de culo, por lo que el dolor se concentra en esos lugares. Es un deporte más seguro para tus rodillas, ya que los pies están enganchados a la tabla.

Esta es una guía rápida con la que te puedes orientar para elegir una modalidad u otra. Elijas la que elijas, estamos seguros de que te lo pasarás en grande así que… ¡Disfruta! 😉

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*