Pamplona en San Fermín ¿por qué tienes que venir?

Por NH Hotels | 10:34

¿Reconoces estas líneas: “Detrás de ellos quedaba un reducido espacio vacío y luego venían los toros, galopando y agitando la cabeza arriba y abajo. Un hombre cayó, rodó hasta el borde de la acera y se quedó quieto. Los toros pasaron de largo sin reparar en él…”? Si la respuesta es que sí, de sobra conocerás el encanto de la festividad de San Fermín. Si la respuesta es que no, hoy buscamos acercarte un poco el amor que sentimos por la ciudad de Pamplona y es que, si Hemingway, autor de las anteriores frases, se enamoró de ella, te aseguramos que tú también lo harás. Desde el 6 al 14 de julio, la capital de Navarra se convierte en una ciudad de culto hacia el color blanco y rojo. 

El día grande por excelencia en la ciudad es el 6 de julio, a las 12 del mediodía, con el chupinazo que da comienzo a las fiestas. Este chupinazo, que se lanza desde el Ayuntamiento de Pamplona, trae consigo fiesta, colorido y música a toda la ciudad que, durante esta semana, acoge a más de un millón de personas.

La emoción y las ganas de pasárselo mejor que nunca con los amigos y la familia, no han hecho más que comenzar con este chupinazo al que le sigue, al día siguiente, una multitudinaria procesión matinal por las calles del centro histórico de Pamplona, con la participación de las autoridades. El protagonista de esta procesión, como no, es San Fermín, el Santo que se venera en la capilla del mismo nombre en la Iglesia de San Lorenzo. Obligatorio participar también en esta procesión ya que es un momento perfecto para conocer una de las tradiciones más emblemáticas dentro de la festividad.

Pamplona en estas fechas también se transforma en un destino adecuado para los más pequeños de la casa, que pueden divertirse con los desfiles de gigantes y cabezudos que hay por el centro de la ciudad todas las mañanas. Continuando con las celebraciones a las que la familia se puede unir, el programa de la Fiesta incluye exhibiciones de danza, verbenas y conciertos a distintos horarios, haciendo que en San Fermín siempre haya algo para hacer. A estas actividades podemos sumarle el deporte rural por las mañanas y los espectaculares fuegos artificiales por las noches, que hacen que el cielo de Pamplona se ilumine. Por último, no debemos dejar de visitar algún bar para disfrutar de los vinos de la ciudad y de la riqueza gastronómica que nos ofrecen, gracias a los productos de altísima calidad que hay en la zona.

Además, Pamplona se ha convertido en los últimos años en una ciudad comprometida con el medio ambiente, consiguiendo reducir  los residuos que se generan durante esta semana y promoviendo el uso del transporte público durante las fiestas. Sin embargo, uno de los puntos que más hay que reconocer y valorar a la administración de Navarra son los esfuerzos que han hecho en materia de seguridad, con el objetivo de que todos puedan disfrutar de unas fiestas tranquilas.

Todo esfuerzo tiene su recompensa y, el 14 de julio a las doce de la noche, se vuelve a lanzar otro cohete mientras los pamplonicas entonan el famoso “Pobre de mí”, como consigna hacia el fin de las fiestas de San Fermín. Así, guardan el pañuelo rojo con mucha emoción hasta el año que viene.

Pamplona te propone la fiesta y nosotros te damos el descanso a tan solo un paseo del centro tradicional de la misma. ¿Te animas a visitarnos del 6 al 14 de julio? Te esperamos en NH Iruña Park.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*