Deporte pasado por agua en septiembre

Por NH Hotels | 11:17

El agua es un elemento que da vida en todos los sentidos. Gracias a ella podemos vivir y durante el verano se convierte en uno de los bienes más preciados. Con la estación veraniega aún por terminar, muchos recurren a ella para disfrutar de dos placeres unidos: el deporte y el agua.

Y es comprensible, ya que la temperatura y el ambiente sigue invitando a darse un chapuzón, y si es rodeado de deporte, mejor. Este es un artículo para los entusiastas del deporte; para aquellos y aquellas que estén buscando nuevas emociones y se consideren amantes del mar. Hay personas que cuando van al mar, sus cuerpos bien podrían desarrollar aletas y membranas, porque raramente tienen la ocasión de secarse. Simplemente se encuentran cómodos y en sintonía con el elemento. Si te consideras todo un pez en el agua, sigue leyendo.

Existen multitud de opciones para satisfacer tu curiosidad y cada una cuenta con su propia adaptación de dificultad e intensidad. Aquí vamos:

Surf

Quizá el deporte más famoso de todos. Cuando pensamos en la playa y el océano es casi imposible no asociarlo con la práctica del surf. De origen hawaiano, ya os hablamos de este deporte en otro post y la variada y rica oferta que España ofrece para practicarlo. Muchos surfistas se enfrentan con gran dificultad a la pregunta de “¿Qué es el surf?” y a menudo, muchos de ellos admiten no poder ser capaces de responder con exactitud.

David Rastovich, surfista neozelandés, intentaba hacer un paralelismo al relacionar la explicación del surf con intentar describir los colores a un invidente. La experiencia sí suele ser descrita por sus practicantes como única y espiritual. La adrenalina, la comunión con el agua, la libertad o la aventura que van unidas a este deporte incitan a probar y nunca parar. Surca las olas y conviértete en todo un amante del surf.

Paddle surf

Primo hermano chico del surf, esta modalidad se diferencia de la anterior mencionada en que es menos agresiva y más asumible para la mayoría del público. Se trata de mantener el equilibrio en una tabla más ancha y larga que la convencional usada para el surf y desplazarse con el uso de un remo de una sola pala.

Si te apetece un plan más tranquilo que realizar sobre la superficie del mar o de un lago, esta es tu opción.

Kite surf

Otra modalidad del surf es el Kite. Si tenemos viento favorable para surfear -conocido como offshore, es decir, de la tierra al mar-, es el momento ideal para practicar esta modalidad. Si no contamos con este apoyo de la naturaleza, tenemos que crear las condiciones nosotros mismos con la ayuda de una cometa atada a nuestro cuerpo con un arnés. Ésta nos ayuda a propulsarnos e incluso podemos jugar con la fuerza del viento para desafiar la gravedad y practicar piruetas aéreas en un estilo libre.

Tarifa, en Cádiz, representa un santuario para los que practican este deporte que va sumando adeptos a una velocidad de vértigo.

Deepboard

Perfecta modalidad para los que se sientes pez en el agua. El deepboard es una vertiente del deporte acuático que se basa en el arrastre y que muchos tildan ya de revolucionario dentro de su modalidad, ya que puede ser practicado por todo el mundo.

Para practicarlo necesitas una tabla que agarras con tus manos, unas gafas de buceo y una lancha motora que te propulse. Podrás observar desde la superficie del agua toda la profundidad marina a una velocidad aceptable. Además, girando tus muñecas podrás alternar la superficie y sumergirte como si fueras realmente un pez. Totalmente recomendable y garantizado que acabéis enganchados sin remedio. El único requisito es poder desplazarse hasta Cala Saona, en Formentera, único lugar en España donde se practica el deepboard.

Flyboard

Por último, el flyboard es todo un deporte de adrenalina. ¿Quién no quiere experimentar lo que se siente al volar? Exacto. Literalmente con esta práctica podrás responder a esa incógnita y vivirla en tu propia piel. El flyboard se trata de impulsarte en el aire gracias al chorro de agua a presión que sale de una lancha o una moto de agua que te eleva hasta 15 metros sobre la superficie del agua.

El chorro viaja a través de una manguera conectada a una tabla que previamente se fija en tus pies. Puede que llegues a dar algún que otro planchazo contra la superficie del mar, pero merecerá la pena. Te lo aseguramos. Todos los que prueban repiten. Mallorca representa la sede de este deporte en nuestro país, preparado para aceptar a cada vez más adeptos.

Con esto llegamos al final de nuestra recopilación de deportes acuáticos que practicar. Septiembre aún no ha terminado y el verano tampoco. Haz tus maletas con lo justo y dirígete a la aventura acuática de tu vida. Sé un pez sin remedio.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*