5 tipos de afterwork

Por Diego Feijoo | 15:58

Acabado el verano, volvemos a las tardes de charla con los compañeros del trabajo. Para que se haga más llevadero, ¿qué tal con un afterwork? Hoy, desde NH Hotel Group, te damos las claves de un buen afterwork, y te invitamos a que elijas con cual te sientes más identificado.

Las jornadas laborales son por lo general bastante duras. Mucha tarea que hacer, muchos problemas que afrontar, y es habitual que sintamos que al salir del trabajo nuestra cabeza puede estar a punto de estallar. Hoy en día, cada vez es más usual quedar con los del trabajo después de la jornada, no para seguir dándole vueltas a los problemas de oficina, más bien para olvidarnos de ellos y estrechar lazos. Pero hay muchos tipos, ¿cuál es el tuyo?

En una terraza y con unas cervezas. El más conocido, típico y universal. Vayas donde vayas a lo largo de la geografía española, verás como a partir de las 7 de la tarde las barras y terrazas de los bares se llenan de gente y de compañeros de trabajo. El más informal, y al que más gente se apunta siempre. Una buena charla, unas buenas risas y al menos te vas a casa algo más despejado.

Cata de Gintonic. Algo más sofisticado, y cada vez con más adeptos. Por ello, y viendo el negocio que ello supone, cada vez son más los bares que incluyen estas catas entre sus ofertas, y que también invitan a las empresas en su totalidad a que se pasen a probarlos. Algo tan de toda la vida como el gintonic hoy día se está revitalizando gracias a estos planes.

Copa en un sitio elegante. Como la terraza del NH Collection Eurobuilding por ejemplo. Algo distintivo y que te haga sentir bien. Después de un día duro te mereces desconectar y qué mejor que en algún sitio donde además de tomar una copa lo hagas en un sitio bonito y acogedor.

Café después de comer. Porque no siempre tenemos tiempo después de salir de trabajar. Mucha gente sale lamentablemente tardísimo, gente que también tiene hijos pequeños, o que tiene alguna actividad como el gimnasio o entrenar a algún deporte y no puede quedarse después de todo el día trabajando. Pues que aprovechen ese ratito después de comer para tomarse un café con los compañeros y desconecten y se socialicen un rato. Siempre viene bien tomarse un respiro del trabajo y hablar de cualquier otra cosa, aunque sean 15 minutos.

Ir a un bar en el que haya un concierto. Otra cosa que cada vez está más de moda y que los bares lo saben, es poner un pequeño concierto de algún artista no muy conocido ni comercial a horas que entre semana los trabajadores se pueden permitir asistir. Si te gusta la música, esta es una forma de desconectar y disfrutar de una de tus pasiones, quién sabe, igual descubres alguno de tus futuros grupos favoritos.

Estas son algunas de las alternativas que existen para que tu vida con los del trabajo no se limite a trabajar, trabajar y trabajar. Porque si podemos hacer algo más llevadera la semana hasta que lleguen sábado y domingo pues eso que adelantamos. ¡A disfrutar!

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*