10 trenes turísticos para viajar de forma diferente

Por NH Hotels | 11:15

Desde aquel primer ferrocarril para el transporte de pasajeros, allá por el siglo XIX, hasta el tren como lo conocemos hoy, son miles y miles las personas que eligen cada año este medio de transporte por ser el más cómodo, el más seguro, el más barato… pero, sobre todo, el más encantador. Para los que prefieren disfrutar del trayecto y buscan experiencias en las que no falte ese punto de melancolía o añoranza, hacemos un repaso por los mejores trenes turísticos y rutas que se pueden encontrar en España. Hay opciones para todos los gustos, sólo tienes que encontrar la tuya y dejarte llevar sobre raíles. ¡Pasajeros al tren!

Y es que, viajar en tren siempre ha tenido una carga de nostalgia. El dulce traqueteo nos transporta a épocas no tan pasadas en las que la locura de la modernidad no era más que una promesa de futuro. Los que de verdad aman el turismo saben que lo importante de un viaje no es sólo el lugar al que te diriges. El camino, la distancia que cubres para alejarte de casa y el tiempo que empleas para recorrerla, son parte esencial de la experiencia. Por esta razón el tren suele ser la opción para aquellos que desean disfrutar tanto del viaje como del destino.

Para los amantes de la máquina de vapor, traemos una selección de los mejores y más diversos trenes turísticos que recorren nuestro país.

Reliquias restauradas

Son excepciones, pero aún existen en España trenes de principios del siglo XX que están en circulación. Máquinas antiguas pero perfectamente conservadas y acondicionadas para sumergirnos en un viaje de otra época. Uno de los más emblemáticos es el Tren de Soller, en Palma de Mallorca, una joya de 1912 conservada con todo lujo de detalles. Un tren mítico que recorre una distancia de tan solo 7 kilómetros pero con una pendiente de casi 200 metros, por lo que las vistas son espectaculares. Otro ejemplo de la misma época lo constituye el Tren de la Fresa, que va de Madrid a Aranjuez, con vagones de madera y azafatas disfrazadas que ofrecen fresas a los viajeros, de ahí su nombre. De los años 30 datan los vagones del Histórico de Bilbao, otra  opción con solera que cubre distintos recorridos para los turistas más exquisitos.

Una vía campo a través

Uno de los mitos que circulaban en torno a la máquina de vapor en el momento de su creación era que el humo procedente de la locomotora asolaría los campos y las cosechas que encontrara en su camino. Nada más lejos de la realidad. Adentrarse en la naturaleza a bordo de un tren es una de las experiencias más ricas para los amantes del turismo verde y sostenible. Si quieres disfrutar de uno de los mejores paisajes de nuestra geografía, y además hacerlo en movimiento, no puedes perderte la propuesta a bordo del Expreso de la Robla. Un tren dotado de todas las comodidades para que sus pasajeros disfruten de cuatro días de ruta por el paraíso verde de Cantabria y Asturias, o de Castilla y León, según la estación del año. Tiene precios asequibles y ofrece además la posibilidad de alquilar el tren para cursos, conferencias o talleres.

El Expreso de la Robla – Fuente: www.renfe.com

Visitas culturales de ida y vuelta

Otra modalidad de tren turístico es el tren temático. Máquinas convencionales que van de Madrid a distintos enclaves con valor cultural y que incluyen en el precio actuaciones específicas durante el trayecto, así como visitas guiadas en el destino. Son perfectos para hacer excursiones culturales de un sólo día con toda la familia. Aunque hay numerosas alternativas entre las que elegir, destacamos el Tren de Cervantes, que va hasta Alcalá de Henares, el de Teresa de Ávila, el Medieval a Sigüenza o el maravilloso Tren Campos de Castilla, que embarca al pasajero en un viaje de un fin de semana a las tierras que ponen la esencia a la poesía de Machado.

Una experiencia cinco estrellas

En España existen dos trenes de lujo famosos en todo el mundo: el Transcantábrico y el Al-Andalus, vehículos que ofrecen estancias de una semana y cuentan con todo tipo de servicios exclusivos para el viajero: confortables habitaciones, restaurantes y agradables salones. El Transcantábrico recorre el norte de la península, de San Sebastián a Santiago de Compostela, y el Al-Andalus el sur, de Sevilla a Granada. En uno y otro las comidas están cubiertas por los chefs locales más reputados. Trenes de lujo que se convierten en auténticos hoteles sobre raíles y que son, definitivamente, otra forma de viajar.

Una manera original y “romántica” de moverte y una alternativa para conocer la diversidad de España de una forma diferente… ¿Te sumas a la aventura de recorrer nuestra geografía sobre raíles?

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*