18 cosas que sabrás si eres de Madrid

Por Diego Feijoo | 16:17

No hace mucho tiempo, dedicamos un post a las costumbres típicas de Málaga, a su gente, sus expresiones o tradiciones. Algo que si eras de la provincia malagueña era prácticamente imposible que no conocieras. Hoy, desde NH Hotel Group, te presentamos 18 cosas que un madrileño sabrá, pero un turista no.

Los domingos de Rastro. Un clásico madrileño. Si estás un domingo en Madrid y quieres encontrar alguna ganga pásate por el Rastro. Pondrás a prueba tu paciencia debido al gentío que hay, pero es una tradición y encima siempre acabas comprando algo.

La Latina. Además lo bueno que tiene acudir al Rastro es que después siempre acabas en el barrio de La Latina tomando unas cañas. Una tradición de domingo que lleva años y años. Lo normal si vienes de una ciudad pequeña es que el domingo sea un día tranquilo. En Madrid es todo lo contrario.

Las tiendas. Porque el domingo es uno de los días por excelencia para irte de compras. El tiempo que no puedes aprovechar entre semana debido a trabajo, familia, amigos… lo puedes recuperar un domingo en cualquier tienda de Madrid.

Las distancias. No te fíes. Para un madrileño lo que significa “cerquita” te puede dar a ti para recorrerte toda la ciudad. Las distancias son muy relativas para los madrileños.

La Gran Vía. ¿Cuántas fotos ha visto de la Gran Vía madrileña? Seguro que tú tienes en mente hacer una así de chula, pero a la hora de la verdad no es lo mismo. Si quieres una foto bonita te damos un consejo, súbete a la cafetería de El Corte Inglés de Callao y disfruta de las vistas. Quedará una foto como habías imaginado.

El metro. Da igual la hora del día en que lo cojas. Siempre estará a rebosar. En invierno tendrás calor, y en verano frío. Cosas de Madrid. Eso sí, no pienses que dura toda la noche, aunque sea sábado a la 1:30 acaba el servicio, así que no te despistes si es que no quieres volver andando o en taxi. Recuerda lo de las distancias.

La fiesta. En tu ciudad tienes una o dos zonas de fiesta. Te debates cada sábado entre una y otra. En Madrid aunque vengas 18 sábados diferentes seguirás teniendo zonas por descubrir. Sol, Malasaña, Huertas, Bilbao, Argüelles… la lista es interminable.

La plaza de la Puerta del Sol. Si eres turista quedarás ahí, porque es el lugar más característico. Si eres madrileño huyes de ahí. Miles y miles de personas, relaciones públicas intentando colocarte su bar, músicos, malabaristas y Mickey Mouse y Bob Esponja llegando a las manos son algunas de las estampas que te puedes encontrar.

El kilómetro 0. Los madrileños saben que sólo los turistas quedan ahí. Los turistas se dan cuenta al llegar. Pero la foto que no falte.

Cortylandia. Aquí da igual que seas madrileño o no. Si vives en Madrid sigues yendo cada Navidad con la misma ilusión que el primer año. Si eres de fuera y lo ves por primera vez alucinarás.

Las bicicletas. Todo el mundo las usa. Y tú piensas que son unos suicidas. Se camuflan entre autobuses, motos, coches y taxis. Y lo mejor de todo… no les ves mínimamente preocupados.

La playa. Sí, todos los madrileños están orgullosos de vivir en la capital, y dicen que no lo cambiarían por nada del mundo. Pero en cuanto llegan las vacaciones o algún puente huyen a la playa. Alguna pega tenía que tener.

La lluvia. No es tradicionalmente una ciudad en la que suela llover mucho. Pero cuando lo hace a los madrileños les gusta que la gente se entere. Si en Madrid hay tormenta, por Twitter ten claro que te enterarás.

Los parques. El más famoso es el del Retiro sin lugar a dudas. Pero un madrileño sabrá que si un día quiere hacer un picnic sus opciones no se reducen sólo a ese parque. El Capricho, el Juan Carlos I, Madrid Río o la Casa de Campo son otras opciones muy válidas.

El Parque de las 7 tetas. Y hablando de parques te recomendamos este con el nombre tan curioso. Conocido también como el parque del Cerro del Tío Pío, este lugar de Vallecas es famoso por la forma que tienen sus colinas. Un lugar especial desde el que verás todo el skyline de la ciudad.

El bocata de calamares. No es el que un madrileño pedirá habitualmente en un bar si quiere cenar. Pero si viene una visita le llevará a la Plaza Mayor a pedir uno de estos. Seguro.

El Tigre. Este, u otros muchos bares de tapeo son unos clásicos para llevar a las visitas. La enorme cantidad de comida que te sirven da lugar a ello. Para que luego te venga un asturiano o un vasco hablando de comida y de pintxos.

El acento. Un madrileño recalcará el acento de una visita andaluza, catalana, gallega o vasca. Porque ellos se piensan que su acento es neutro. Ya, claro. Hasta que se les escapa el “ej que”.

Estas son alguna de las cosas con las que un madrileño se sentirá identificado nada más leer el post. ¡Te animamos a completar esta lista en la sección de comentarios! Y recuerda, que si visitas la ciudad, estaremos encantados de recibirte en cualquiera de los hoteles NH que tenemos en la capital.

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*