Mindfulness: practica la atención plena

Por NH Hotels | 16:19

Tiene siglos de historia, pero el mindfulness parece inventado para solucionar los problemas de estos días. La práctica de la atención plena ha desarrollado incluso, aplicaciones que limitan tiempos, producen señales o melodías. La tecnología que nos distrae también se ha puesto manos a la obra para devolvernos la concentración.

Ya lo dijo el padre de la inteligencia emocional, Daniel Goleman: “La atención es un músculo que se debe entrenar”. Pero cuando pronunció esta frase la marabunta ‘tech’ no había invadido teléfonos y ordenadores, para desentrenar ávidamente nuestra capacidad de concentrarnos en el trabajo más tiempo de lo que tarda en llegarnos un whatsapp.

No somos una máquina multitarea, pero esta impresión nos supone estrés y ansiedad por no alcanzar objetivos. Las estadísticas revelan que el tiempo máximo de concentración en una actividad es de 11 minutos y que necesitamos dos más para volver a recuperar la atención. La gestión del tiempo en el trabajo y su productividad se ven gravemente dañadas.

Con el fin de vencer la tentación de abrir ventanas, responder mensajes…, muchas personas practican ya el mindfulness, un ejercicio que consigue dirigir el cerebro hacia lo que se vive en cada momento, sin distracciones. Frente a la atención parcial a la que nos obliga el ritmo de trabajo actual, el mindfulness aboga por la atención plena.

Se entrena en la meditación budista y, según distintas fuentes, la importó a occidente el doctor Jon Kabat Zim, de la universidad de Massachusetts. Además de centrarnos en nuestros objetivos, se ha demostrado que aumenta la creatividad, la empatía, mejora la toma de decisiones, la perspectiva y, sobre todo, ayuda a disfrutar de lo que estamos haciendo.

Pero, como todo entrenamiento, requiere constancia. Entre cinco y 20 minutos al día bastan para educar la atención plena. Entre los ejercicios básicos de mindfulness proponemos:

– La pasa. El sencillo gesto de coger una pasa en la mano sirve para explorar sus arrugas y colores, palparla con los ojos cerrados y dibujar en la mente estas rugosidades, comerla luego y masticarla lentamente apreciando su forma de nuevo, y abrir los ojos unos segundos después.

– Las mandalas. Son la única terapia que se puede realizar individualmente. Estos diagramas simbólicos de la tradición budista permiten pintar, colorear con atención y concentración, y sacar a la luz nuestra parte creativa.

– Las agujas del reloj. Imaginar su movimiento con los ojos cerrados nos sirve para inspirar cuando la aguja desciende el reloj y expirar cuando sube, y así centrar la mente en este ejercicio durante un tiempo.

Inspiradas en esta técnica de concentración, se han desarrollado diferentes aplicaciones que proporcionan sonidos de relajación o ruido blanco, es decir, ese sonido repetitivo que consigue desconectar el sentido del oído y aumentar la atención sobre lo que hacemos:

Noisli. En su interfaz se pueden elegir distintos sonidos ambientes, ajustar el volumen y combinarlos con otros sonidos como el de la lluvia, las olas, el ventilador…

Tomato timer. Divide el tiempo en pequeñas partes, establece prioridades y sonidos para las tareas y los descansos. Además, genera estadísticas de la gestión del tiempo.

Marinara Timer. Se trata de una aplicación gratuita. Cada 25 segundos la app emite un sonido y marcará el tiempo para el paréntesis de 15 minutos.

El tiempo es oro, tanto en nuestra vida laboral como familiar. Saber gestionarlo dependerá de nuestro autocontrol. Una técnica milenaria, el mindfulness, y la tecnología más innovadora, han venido para rescatarnos.

 

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*