¿Cómo te estás tomando el fin del verano?

Por Diego Feijoo | 14:12

Tu manera de afrontar “la vuelta al cole” dice mucho más de ti de lo que piensas, ¿eres un nostálgico pesimista o un inconformista positivo? Hoy, en NH Hotel Group, vemos las diferencias entre unos y otros. ¿Con cuál te identificas más, o dónde te gustaría estar?

Porque septiembre es un mes duro. No sólo por tener que volver a trabajar. Cuesta adaptarse de nuevo a la rutina, dejar los placeres del verano, habituarse a acostarse pronto y madrugar, despedirse de la playa o la montaña… pero aun así no queda otra que resignarse y afrontarlo. Por ello, hemos dividido a las personas en 2 categorías: Los nostágicos pesimistas y los inconformistas positivos. Veamos sus características y en cual te puedes identificar tú.

1- El nostálgico pesimista se pasa el mes de septiembre viendo fotos de sus vacaciones mientras que el inconformista positivo pasa sus ratos libres buscando su nuevo viaje. Así es. Tenemos la opción de sacar la morriña a pasear y ver constantemente cómo ha sido nuestro verano, lo cual nos alegrará por un lado, por ver lo bien que lo hemos pasado, pero también puede que nos entristezca, sabiendo que ya se acabó. Si eres un inconformista positivo, en cambio, rápidamente cambiarás el chip y buscarás tu próximo destino.

2- El N.P. tiene depresión post vacacional y le cuesta más que nunca madrugar tras las vacaciones. El I.P. cree que septiembre es la vuelta al cole y ha cargado pilas durante sus últimas vacaciones. Después de todo el verano en el que sólo madrugabas cuando el sol no te dejaba dormir más cuesta volver a la rutina de ponerse el despertador. Sin embargo, la otra clase cree que el verano le ha venido bien para recuperar esas fuerzas que se han gastado durante el curso anterior, y tiene ganas de volver a empezar y recuperar el tiempo perdido.

3- El N.P. sigue quedando con sus amigos después del trabajo para tomar algo hasta que sea tarde: se resigna a pensar que el verano acabó. El I.P. se apunta al gym en septiembre para ponerse en forma tras los excesos. Cuesta, cuesta mucho volver a casa tras el trabajo. Sobre todo cuando en verano quedabas con los amigos para tomar una caña y contar los planes que se avecinaban. El inconformista sabe que se ha pegado un verano de ensueño, pero que también ha cometido muchos excesos. Se apunta a un gimnasio y baja esos kilos de más que todos ganamos en la época estival.

4- El N.P se enfada por el cambio de estación y por ello de temperaturas. Lo ha pasado demasiado bien en la playa, y esto de que vuelvan las nubes y las lluvias no lo lleva nada bien. El I.P, en cambio, le da la vuelta a esto, y sabe que tras un verano en el que las altas temperaturas le han tenido sudando a cada instante, por fin tiene una temporada de asueto, y que incluso, podrá sacar esa sudadera que en verano ha ocupado el fondo del armario.

5- El N.P echa de menos a sus amigos del pueblo. Sabe que rara vez se juntan, y que pese a que cuando eran jóvenes pasaban horas y horas juntos, con la llegada de la madurez, hijos, trabajo etc cada vez se ven menos, y pese a que este verano han pasado días juntos, le gustaría que hubiera sido más tiempo. El I.P también les echará de menos, pero empieza a acumular las ganas y a contar los días para volverles a ver. Son gente importante que por circustancias de la vida ya cada vez ves menos, pero que cuando les ves supone un alegrón. Para ellos ya queda menos para volverse todos a juntar.

Como ves, hemos diferenciado 2 tipos de personalidades completamente opuestas. Para una situación puede estar bien una y para otra situación la contraria, y también sería ideal un término medio. Por ello, no dejes de mirar estas simples premisas y preguntarte qué tipo de personalidad tienes. ¡Ánimo con la “vuelta al cole”!

 

Publicar un comentario

Su correo electrónico nunca es publicado ni compartido. Los campos obligatorios están marcados *

*
*